21 de 100 "Mi hija ya no sonríe"




No sé manejar esta situación, no sé que hacer.
Hace un mes que mi princesa silenciosa empezó el colegio, y desde hace dos semanas es una niña infeliz.

La alegría se ha esfumado de su pequeño cuerpo, su mirada alegre se ha transformado en una mirada de dolor y tristeza, camina arrastrando los pies como si la vida le pesara demasiado y los abrazos que nos daba han desaparecido. 

La acabo de recoger del colegio y está sentada en su silla detrás de mí, hoy la vuelta a casa es demasiado silenciosa, Lea, mi hija mayor, es la que se encarga de repasar con tono alegre y pizpireta todo lo que ha hecho en el clase, habla y habla (lo hace para que no se  note el silencio de Nora) pero hoy está con gripe en cama, así que en el coche se hay un silencio denso.

- Cariño, ¿cómo ha ido bien el cole hoy?- le digo sonriéndola mientras la miro por el retrovisor a la espera de que me devuelva la mirada y haga algún gesto con la cabeza, hemos aprendido que las preguntas deben ser cerradas para que pueda contestarnos con un golpe de esa cabeza rubia tan hermosa que tiene.

-Silencio-

Silencio de verdad, porque me ha ignorado.

- ¡Vamos Nora! si ha ido mal no pasa nada, me lo puedes decir, ¿se han vuelto a burlar de ti los niños? ¿Has jugado con alguien en el patio? ¿Has podido comerte el bocadillo tranquila? ¿No te han pegado, verdad? ¡Dime algo, vida! El miércoles tenemos reunión con tu señorita Miranda, y quiero saber que quieres que le diga.- Demasiadas preguntas, he hablado muy rápido y me da miedo asustarla con mi tono de voz.

-Silencio- Pero esta vez sí que me lanza una mirada de súplica, de tristeza y dolor.

-¡No pasa nada, mi vida! Mamá y Papá lo solucionarán todo, no te va a pasar nada más.

Pero la verdad es que ni mi mujer ni yo sabemos cómo solucionar esto, no es fácil lidiar con una niña que se niega hablar, toda su vida en silencio que hasta ahora no había dado ningún problema grabe pero desde que ha empezado el colegio la cosa se está poniendo muy complicada.

Y el resto del camino lo hacemos en silencio, cada uno con sus pensamientos, con sus tristezas.

Tengo pánico que alguien pueda hacer daño a mi familia, mataría por mi mujer y mis dos princesas, son mis chicas y tengo el deber de protegerlas, de amarlas y hacerles sonreír siempre. Pero siento que ahora estoy fallando.

No entiendo por qué los niños son tan crueles y que en los colegios se permita a los abusones campar por sus anchas.

Es ahora que me hago consciente de todo el dolor que hice en el colegio a varios compañeros, yo era uno de esos abusones, desde cuarto a octavo tuve una pandilla que me apoyaba en todas mis trastadas, más de una vez pegué al pequeño Josele o asusté a Carmen y sus amigas, me reía de las delgaduchas y de las gordas, pero los cuatro ojos eran mi debilidad, cada año rompía "sin querer" unas cuantas gafas.

¿Qué habrá sido de todas mis víctimas? ¿les robé la alegría y la seguridad? ¿Llegarían a casa con la misma mirada de tristeza que mi pequeña princesa? ¿Cómo se comportarían sus padres con ellos?

Mi padre me animaba a ello, pobre animal, 
-¡¡ Hazte valer, Martín!! Tienes que ser el Rey de la jungla, que todo el mundo te tenga miedo, así serás un hombre de verdad, y si tienes que romper dientes, hazlo! Cuánta más sangre, mejor!.- Recuerdo que me decía desde su butaca rodeado de botellines de cervezas vacíos.

Él me animaba a ser agresivo porque para él era sinónimo de hombría, de poder, de respeto.

No le culpo, pero me apena que pueda haber más hombres como él por el mundo, criando pequeños monstruos.

Cuando llegue a casa buscaré a mis ex compañeros por facebook, necesito pedirles perdón.

Miro a Nora y susurro (más para mí que para ella) - La vida te irá bien, nadie te volverá hacer daño, pequeña!.

María CreeyCrea
100 Días Escribiendo
21 de 100
705 palabras