EntreLibros

EntreLibros

sábado, 22 de julio de 2017

6 de 100 " Creando a Miranda Arcos Peña"




Ficha técnica: 

Nombre: Miranda
Apellidos: Arcos Peña
Edad: 28       
Fecha de nacimiento: 11 de noviembre 1989
Signo del zodiaco: Escorpio
Nacido: A Coruña (Galicia)
Residencia actual: Santiago de Compostela (Galicia)
Padres: Einés Peña Ulloa (60) Braulio Arcos Laya (64)
Hermanos: Davide (su mellizo)
Profesión: Profesora de Lengua Española y Literatura.
Estudios: Grado de Lengua Española y Literatura. Máster de Estudios Medievales Europeos: Imágenes, textos y contextos. (USC)
Estado civil: Soltera
Hijas/os: Posiblemente... 

Apariencia: 1,68 ágil, delgada y esbelta. Ojos verdes y pelo castaño claro largo. Siempre sonriente, agradable, cercana y muy sociable. Viste de manera informal y hippie, pantalones anchos de colores y camisetas.

Salud: Buena, de pequeña la operaron de apendicitis.

Carácter: Abierta, sincera, extrovertida, divertida y muy comunicativa. Es culta y siempre tiene temas de conversación, se interesa por el mundo, por el medio ambiente y por los animales, es vegetariana desde los 12 años. Es pacifista y siempre se posiciona en el lado de los "débiles", los vulnerables. Tiene ideas y creencias inamovibles, y defiende lo que es correcto con toda su alma.

Defectos: A veces es  muy radical, cuando algo no le gusta o cree que alguien no está a gusto con ella, desaparece, cierra puerta y no se la vuelve a ver.

Virtudes: Es talentosa para las artes en general, aprende con facilidad cualquier cosa que se proponga y tiene don de palabra.

Qué se le da bien: Crear, materializar sus ideas, recitar.

Qué se le hace complicado: Desahogarse con los demás, ella siempre está bien.

Idiomas que habla: Español, Gallego e Inglés

Música que escucha a todas horas: Gabrielle Aplin, James Blunt, Kodaline, Jason Mraz, Bidry, Norah Jones, Iron&Wine y Xavier Rudd

Tiene algún secreto oculto?: Si y sólo lo sabe su hermano.


Su relación con su familia: 

Miranda viene de una familia feliz y unida, donde no hay secretos, se habla de todos los temas y no se juzgan los unos a los otros. 
Tanto ella como su mellizo crecieron en un hogar creativo, donde no había televisión ni teléfono, sus padres compartieron su amor a la naturaleza, a los libros, a las pinturas y sobretodo a la música.

Miranda y Davide vivieron con libertad absoluta, sus padres les repetían que el límite sólo era el cielo, y que mientras no hicieran daño a nadie, eran libres y capaces de hacer lo que quisieran.

Y la suerte quiso que ambos fueran mellizos, así se sentían menos solos en esa casa libre, cuando sus padres estaban en pleno proceso creativo podían llegar a olvidarse de los niños, el padre se encerraba durante horas e incluso días en su taller para esculpir, hasta que no acababa una pieza no salía de allí. 

Su madre, en cambio pintaba, pero para ello debía experimentar cambios de emociones, decía que así los cuadros tendrían alma de verdad. Por la mañana subía a la buhardilla con una botella de whisky y otra de ron, sus cigarros y la marihuana. Pasaba las horas pintando, bebiendo, fumando y se olvidaba de los niños.

Miranda y Davide jamás pudieron reprochar nada a sus padres, entendían que el proceso creativo era ese, y pensaban que en todas las casas se vivía como en la suya.

Así que se unieron más (si cabe) se amaban y protegían por encima de todas las cosas.

Siempre juntos, compartiendo amistades, aficiones, alegrías y confidencias.

Fue cuando Miranda decidió irse a estudiar a Santiago de Compostela que hizo tambalear esa unión.

Miranda se fue, Davide se quedó y cuando Miranda acabó la carrera decidió irse a Irlanda, decía que le sentaba bien estar lejos y a solas, que así se conocería mejor y que jamás menguaría el amor por su hermano, que hablarían todos los días y si él necesitaba cualquier cosa ella cogería el primer vuelo para estar con él.

Pero no fue así, Davide terminó su carrera de Turismo en A Coruña y se comprometió con Laura, pero cuando Miranda le llamó desesperada y llorando fue él quien lo dejó todo y cogió el primer vuelo para Dublín, donde se encontró con una hermana angustiada y triste que necesitaba el abrazo de su hermano para recomponer su alma, su vida.


Su primer amor y el actual:

Sin duda el primer amor real, fue (es y será) su mellizo, esa relación es inquebrantable, amor puro y sincero. Davide era parte de ella, sin él no entendía su existencia.

Su primer amor fue Niall, un músico pelirrojo de ojos alegres azules, rastas largas y eterna sonrisa, 34 años pero parecía diez menos, tocaba en la calle porque según él, su misión era hacer feliz a las personas, así que inundaba las calles de Dublín con su música y sus canciones. 

Niall le dio los años más bonitos de su vida y el regalo más preciado. Miranda era feliz, radiaba luz, por primera vez se sentía completa sin la necesidad de estar con Davide.

Vivían en una autocaravana, ella enseñaba español en un colegio irlandés, y por las tardes se dedicaba a dibujar en cualquier plaza sentada al lado de Niall, dejando que la música le inspirara.

No necesitaban mucho más para vivir. 

Sin saberlo que habría más y que luego lo perdería todo.

Niall le dio el que sería el verdadero Amor de Miranda, inigualable al amor de su hermano o al que sentía con Niall, porque el amor a un hijo es más fuerte y poderoso que cualquier otro conocido.




-Con Miranda me pasa como con Asier, que son dos personajes que me están gustando mucho y les voy a dar más protagonismo en el blog, así que pronto escribiré más.

Recordaros que los Jueves son de Asier, quizá los Martes son de Miranda. ¿os gustaría saber más de sus vidas?, dejármelo en los comentarios que así veo si os interesa o no.


María CreeyCrea
100 días Escribiendo
6 de 100
966 palabras






viernes, 21 de julio de 2017

5 de 100 "Enrique"



Enrique

Hay personas que con solo verlas crees que enriquecerán tu vida de una manera espectacular.
Desearás estar siempre a su lado porque su risa y su locura te engancharán, sin esa persona todo lo demás te parecerá insustancial, aburrido, gris.

Enrique era de esas personas, un muchacho alegre y a la vez misterioso, siempre rodeado de gente, con muchos proyectos e ideas descabelladas que cuando las explicaba todo el mundo se las creía y le daba la razón por muy ridículo o poco factible fuera.

Él vivía por y para los demás, pero de una manera en la que nosotros no estamos acostumbrados. Necesitaba y buscaba la aprobación, el reconocimiento y la admiración de los otros, amigos, colegas, extraños... si no se sentía valorado cambiaba rápido de círculo, de ciudad, de personaje y se creaba otra historia para impresionar todavía más porque él se debía a su público.

Afortunadamente a las personas como Enrique las ves venir, al principio te atrapan pero luego descubres el engaño, el vacío, el circo y das un paso atrás para dejarlas pasar, para que sigan con su locura en otro lugar.

Pero en verdad no era mal tipo, sólo un embaucador que se creía sus historias de grandeza y siempre andaba pidiendo dinero o abales para sus grandes proyectos, los cuáles nunca se materializaban. Se quedaban en su imaginación y los billetes en sus bolsillos. Se sentía realizado, era feliz.

Una noche Sara no lo vio venir, se lo presentaron en una fiesta y quedó prendada de él.

Esa forma de hablar que parece que no exista nadie más que tú, esa mirada intensa y viva, los gestos para dar énfasis a sus palabras y esa sonrisa tan abierta y tan sincera.

Se enamoró y él se dejó querer pero cuando descubrió que poseía una generosa cantidad de dinero gracias a la herencia de una tía abuela, fue ahí cuando Enrique la empezó Amar de verdad.

Se amaron tanto que Sara se volcó sólo en él convirtiéndose así en la novia ideal, creía y apoyaba a Enrique en todas sus locuras y proyectos, siempre estaba de buen humor y era muy generosa con él. Si tenía una buena idea no iba a ser el dinero un impedimento para que la llevara a cabo.

A los tres meses de salir, Enrique propuso hacer un viaje a Nuuk en Groenlandia, quería inspeccionar el lugar para ver qué tipo de negocio se podría montar allí. Y a Sara le pareció una gran idea, además le apetecía salir de Sevilla en pleno agosto, por lo que a las pocas horas ya tenían los billetes comprados, saldrían en dos días para allí.

Era raro que tuviera tanta prisa, además a ella ya no le quedaban días de vacaciones, por lo que la empresa le pondría pegas dejarla ir.
Así que Enrique la animó a que dejar el trabajo con la promesa de que a la vuelta ambos buscarían algo mejor.

Y así fue.

Sara dejó el trabajo e hizo lo que le dijo Enrique, que no dijera nada a nadie y que una vez allí ya llamarían para dar la sorpresa, así se ahorraría que sus padres se preocuparan por las horas de vuelo.

A los dos días ya se encontraban volando hacia Nuuk, con un equipaje de mano porque allí ya comprarían toda la ropa que hiciera falta y sin móviles ni portátiles, a Enrique le ponía nervioso tantos cacharros eléctricos, así que como mucho sólo la cámara de fotos.

Las seis horas de vuelo no le sentaron bien a Sara, así que cuando llegaron fueron directos al hotel, a descansar.

Enrique la trató como una reina, le preparó un baño de espuma, la ayudó a desnudarse, la metió en la bañera y le frotó la espalda y le dio un masaje en las sienes para ver si se le pasaba el dolor de cabeza.

Cuando terminó el baño, se tumbó con ella en la cama, besándola suavemente el hombro derecho y agradeciéndola que fuera tan maravillosa y perfecta, mientras Sara iba cerrando los ojos, Enrique le explicaba cual serían los planes para los siguientes días.

Silencio.

Cuando Sara abrió los ojos, la habitación estaba a oscuras, le sorprendió el silencio que había. Al encender la luz se encontró desnuda en una habitación absolutamente sola.

Se levantó alarmada buscando a Enrique, pero este no estaba, no había rastro del equipaje de mano ni de su ropa.

Se puso como loca buscando el bolso, pero este tampoco estaba, ni el monedero, ni el DNI ni las tarjetas de crédito ¡¡No había nada!!

¿Qué había pasado? Era capaz Enrique de haberla dejado allí tirada robándole así su fortuna. Claro que era capaz, de eso y mucho más!

En el espejo del lavabo había una nota:

“Querida, ya no puedo más con esta relación, así que disfruta de Nuuk y espero no volverte a ver más.”

Desesperación, rabia y medio fue lo que Sara sintió.

María CreeyCrea
100 días Escribiendo
5 de 100
825 palabras.

jueves, 20 de julio de 2017

4 de 100 "Quizás"



Toda aventura empieza con un sí. 
Aunque la nuestra fue con un "quizás" 

- ¿Quizás querrías empezar a escribir nuestra vida juntos ahora?- dijiste sonriendo

-Quizás, si me dejas escribirla en tu piel- te dije desnudándote.

Y nos besamos sin dudarlo.

Y así empezamos una vida maravillosa, con nuestro “Quizás”.


Escrito por Asier Bayo de Saavedra a su mujer Cloé. 

¿Quién es Asier? -Aquí-

María CreeyCrea
100 días escribiendo
4 de 100
60 palabras

A partir de ahora los jueves Asier se colará en el blog y nos dejará micro relatos, reflexiones, ideas para compartirlas con vosotros. Serán los Jueves de Asier.



miércoles, 19 de julio de 2017

3 de 100 "Última esperanza"



Última esperanza.

Nací una noche fría de invierno y me abandonaron años después en una húmeda mañana de otoño. Así que mi vida se podría resumir así: nací para ser un olvidado.

Soy o fui el pequeño de una familia convencional, lo típico: Papá (hombre que trabajaba muchas horas fuera de casa al que sólo veíamos los fines de semana). Mamá (una mujer de su hogar, de su marido y de sus hijos) Tomás (el primer hijo, el deseado y amado) Jonás (yo, un boca más que alimentar).

Estuve muchos años culpándome y torturándome por qué no sabía lo que había hecho mal para no merecer el amor ni el cariño de mis padres.

Y ahora, echando la vista atrás entiendo lo qué pasó.

Cuando nací, Tomás tenía 6 años y yo debía de ser su última esperanza, nací para salvar la vida de mi hermano, ese era mi cometido.

Fracasé y me odiaron por ello, por eso me abandonaron.

Cuando nació Tomás fue el día más feliz de mis padres, él era el simpático de la familia, siempre sonriente, con mirada viva y brillante, Tomás ocupó el primer puesto en la familia, vivían y se desvivían por él.

Pero Tomás no nació solo, una terrible enfermedad se gestaba en su interior, un monstruo que le comía por dentro y lo iba consumiendo poco a poco, no lo supieron hasta que cumplió los 4 años y a pesar de los dolores y los llantos, él, mi querido hermano siempre sonreía.

Ante la desesperación de mis padres y de la negativa de los médicos de que no iba a ponerse bien. Sólo quedaba una última y posible solución: que tuvieran otro hijo para poder usar su médula y sus células para intentar de darle más vida a Tomás.

Un hijo que salvaría a su rey, a su amor y sus vidas!.

Un hijo que falló, que no estuvo a la altura, que luchó por su hermano pero el destino ya estaba escrito.

Nací después de muchos intentos, nací de la desesperación de mi madre, nací para ser el "hermano salvador", el "niño medicina", qué gran misión para un recién nacido, cuánta responsabilidad para mí.

Recuerdo estar más tiempo en el hospital que en casa, siempre me hacían pruebas y entre agujas y llantos me sentía muy solo. Mamá nunca me abrazaba para consolarme, Papá apenas me miraba pero ambos me decían más o menos lo mismo con un tono duro y áspero:

-Todo es por tu hermano, no llores!- me espetaba mi padre.
-Jonás, tienes que ser generoso, tú no estás enfermo como mi pequeño Tomás, así que no tienes derecho a quejarte- me decía mi madre.

Y a veces era él, el que realmente estaba enfermo el que me animaba y me brindaba un poco de esperanza y amor:

- ¡Gracias, Jonás! cuando me ponga bien iremos en bici hasta la colina y la bajaremos tan rápido que volaremos ¿Vale?- me decía sonriente.

Tomás murió con 10 años. 

Me dejó huérfano con 4, mis padres no supieron que hacer con su dolor, con su tristeza, su rabia y mucho menos conmigo.

Su querido hijo había muerto y yo ya no les servía para nada, nunca me quisieron, así que al poco de enterrar a mi hermano, me llevaron a un parque y ya no los volví a ver más.

Con cuatro años me encontraba ahí solo en una húmeda mañana de otoño, buscando desesperadamente a mis padres, subiéndome a los bancos y a los árboles para ver si los veía, gritando con todas mis fuerzas, pidiendo perdón y jurando que sería bueno, pero nada, no aparecieron.Y fue allí, subido en ese árbol que entendí para qué había nacido. No fui un regalo de Dios, para ellos fui el Verdugo que sentenció a muerte a su hijo amado.

Y ahora, tres décadas después puedo entender el dolor y el sufrimiento que pasaron, un verdadero tormento.

No les juzgo, pero jamás les perdonaré que me utilizaran de esa manera y después me dejaran tirado como una colilla.

Jamás podría abandonar a mis hijos, Adriana, Nerea y el pequeño Tomás son mis soles. Me moriría antes de dejarlos llorando y asustados en un parque. Me arrancaría los brazos y las piernas antes de tanta crueldad.

Porque a los hijos se les debe amar incondicionalmente, porque ellos no piden nacer y ellos nos necesitan más que nosotros a ellos.

Porque tener un hijo es el acto de amor más hermoso que se pueda hacer. Si no lo vas a amar ni proteger ¿Para qué lo vas a tener? ¿Para dejarlo en el olvido?.


María CreeyCrea
100 días Escribiendo
3 de 100
770 palabras






martes, 18 de julio de 2017

2 de 100 " Ser Normal"



Ser Normal.

Para la mayoría de las personas que conozco, la vida es sorprendente, pero no me refiero a que les pasan cosas extraordinarias o maravillosas, si no que la vida, en verdad, les da sorpresas a cada instante.

¡Sorpresas! me costó tanto entender esa palabra y más el concepto, recuerdo a mis padres pacientes, dándome todo tipo de detalles y ejemplos, pero yo a mis 8 años no era capaz de entenderlo del todo.

Y sinceramente, ahora, diez años después me sigue costando un poco. 

A vosotros todo os pasa en el aquí y ahora, por ejemplo, mi amigo Marcos conoció al amor de su vida un día mientras entraba en la biblioteca y ¡Sorpresa! encontró a Claudia (una chica que no conocía y no había visto nunca) en el mismo pasillo donde él pasaba el rato embobado mirando libros.

Ese día hablaron durante horas (eso no lo sabían cuando se despertaron ese día) y acabaron la tarde con un beso tan tierno que sin saberlo los uniría para siempre (o lo que para vosotros es "siempre").

Confieso que cuando Marcos me lo explicó hubiera deseado ser yo, no su amor si no la quien se encontrara a alguien "por casualidad" en cualquier lugar.

Mi madre también encontró a su Gran Amor (que resultó no ser mi padre) por "sorpresa" en un viaje de negocios y ya no volvió más. 

Todo el mundo conoce a todo el mundo por sorpresa.

Yo no.

No supe que era diferente hasta los 10 años, sabía que era rara, sabía que mi vida no era como las de los demás niños pero no sabía expresar lo que realmente pasaba.

Para mí nunca hay sorpresas, nunca hay emoción, nunca hay casualidades, mi "aquí y ahora" está en mis sueños, a mí me pasaban las cosas cuando estoy dormida.

¡¡Os juro que es verdad!! 

Hubo un tiempo que me negué a dormir intentaba quedarme despierta toda la noche pero obvio que nunca lo conseguía, tenía la esperanza de si una noche no dormía al día siguiente todo sería nuevo.

Pero siempre dormía, siempre soñaba y al despertar siempre sabía.

Cada noche mientras duermo, no sé cómo ni por qué, en mis sueños se aparecen todas las personas que conoceré o me cruzaré al día siguiente, desde el chófer del autobús de la Línea N8 hasta el médico de urgencias del Hospital (al que acudiré por la noche por un dolor agudo en el costado) todos absolutamente todos aparecen en mis sueños, dándome,además, información de más ya sea para bien o para mal.

No supe que mamá conocería a Ricardo en aquel viaje, porque a él yo no lo iba a conocer en persona, pero si sabía que mamá se iba a ir y también sabía el motivo.

Cuando les explico esto a mis amigos siempre me dicen que tienen envidia y que les gustaría saber lo que les pasaría cada día, así podrían saber cómo actuar. Cuando me dicen eso, os juro que me quedo con cara de loca mirándolos!

No entiendo por qué alguien quisiera saber todo lo que yo sé!.

El primer día de colegio sabía quiénes iban a ser mis amigos, los que me iban a gastar bromas y sabía, también, qué profesora y monitoras les iba a caer bien y a cuáles no.

Cuando pasé al instituto me pasó lo mismo, sabía que conocería a Juan y que tontearíamos pero sin llegar a nada más. También sabía que mi querida amiga del alma me dejaría de hablar porque haría amigas más "normales y superficiales" que yo.

Y mañana empiezo la Universidad, mi primer año de carrera y me da pánico ponerme a dormir y averiguar todo lo que pasará.

Por una vez en mi vida, me gustaría despertarme sin recordar lo que he soñado y llegar la facultad con el deseo, la curiosidad y nervios de entrar por la puerta y ver un montón de caras nuevas y decidir por mí misma con quien hablar, entablar amistad y quizá enamorarme, quiero ser yo la que elija sin tener un guión previo. 

Me encantaría, de verdad, que mañana en mi primer año de carrera, ser yo quien decidiera mi vida.

Me encantaría tanto ser como la gente normal.


¡Ser como tú!.

María CreeyCrea
100 días escribiendo
2 de 100
708 palabras.





lunes, 17 de julio de 2017

1 de 100 " Vosotros o yo"





Vosotros o yo.


Me llamo Olga tengo 40 años y sé que lo que voy hacer no está bien. Escribo estas líneas para disculparme y para dejar constancia que lo último que quiero es hacer daño a nadie, sólo es la única oportunidad de encontrar paz para mí.

No soy una mala mujer pero creo que la vida debería ser más justa y equitativa y que todos fuéramos felices y sufriéramos por igual. 



Y es por eso porque os he elegido a vosotros, familia, llevo un tiempo observándoos, soy la chica rubia que siempre os cruzáis en el supermercado, en la gasolinera y en el banco. Soy la chica rubia a la que nunca miráis, nadie lo hace nunca. Podría ir por la calle empuñando un hacha y os aseguro que nadie se daría cuenta, al menos no hasta que la sangre y el miedo brotaran por todas partes

Os conozco bien, Marta y Manuel, sé que sois unos buenos padres, que vuestros cuatro hijos son felices, educados y amables. Sé que os amáis y que sois una familia unida (cómo me hubiera gustado tener una así ) y sé que os esforzáis mucho para que no les falte nunca de nada. Vuestra casa es de ensueño, pagáis vuestras deudas, tenéis buenos trabajos, buenos amigos y la gente os respeta y valora.


Y por eso os he elegido, porque lo tenéis todo y yo nada, nada más allá de mis tormentos diarios y de mi desdicha.
Vosotros, querida familia, vais a ser mi salvaciónNo me tengáis rencor por ello, no me odiéis. Porque lo hago para sobrevivir, porque es esto o la muerte y os aseguro que ahora no quiero morir.

Ahora no, pero durante toda mi vida si, ahora no porque he conocido a Sofía, qué niña más hermosa tenéis/tendré y solo con verla me lleno de pensamientos hermosos y de amor.


Así que os cuento el plan: ahora que ya ha nacido vuestro cuarto bebé, a Adrián, me voy a llevar a Sofía conmigo, con dos años será fácil que se adapte a mí y os olvide a vosotros (que os quedará el consuelo y el amor de los otros tres). 


Os aseguro que la niña estará bien, no pretendo hacerle ningún mal. Sólo necesito formar mi familia, necesito tener un motivo por el cual levantarme cada mañana sin tener las ganas de suicidarme, sólo quiero alguien que me ame incondicionalmente y sólo quiero amar.


Sofía es la afortunada.


Cuando leáis esta carta ya estaremos muy lejos de aquí, ya la tendré en mi regazo, quizá habrá llorado y pataleado cuando me la he llevado, pero no sufráis, se le pasará.


Y no nos busquéis,
 ¡Ni lo intentéis! porque como sospeche de que vais detrás nuestra, me presentaré en vuestra hermosa casa y os mataré a todos.

No se os ocurra arrebatarme la única posibilidad de ser feliz que tengo.


¡Olvidad a Sofia!
¡Olvidad a la chica rubia que ahora si queréis ver!.

María CreeyCrea
  100 escribiendo
      1 de 100

   507 palabras

viernes, 14 de julio de 2017

Nuevo proyecto: 100 días escribiendo!




Guapuras os presento mi nuevo reto:

 El proyecto EntreLibrosyEbooks 100 días escribiendo.

¿Cuánto estás dispuesto a hacer/esforzarte para conseguir tus sueños?  

¿Qué son 100 día en tu vida?

¿Eres capaz de durante 100 días practicar aquello que tanto te apasiona y así cumplir tu sueño?

¡Seguro que si! 

Y las posibilidades son infinitas ¿Qué es lo que siempre has querido hacer? (tocar el arpa, patinar, aprender idiomas, ser fotógrafo, escalada, adelgazar, montar a caballo, conducir...¡lo que sea!) Hazlo durante 100 días.

En mi caso siempre ha sido ser escritora.

Y siempre he tenido mil excusas para no ponerme a ello así que ¡se acabó!.

Me comprometo conmigo misma a escribir y publicar una historia (ejercicio literario o lo que surja) durante 100 días aquí en mi blog.


Sé que no va a ser una tarea fácil y que no siempre me apetecerá hacerlo, no sabré sobre qué escribir o no estaré satisfecha con lo que haya escrito, pero sea como sea cada día (a partir del lunes 17/7) a las 10 de la mañana publicaré un relato propio.


También había pensado hacerme una lista de 100 ejercicios de escritura para ir siguiendo una pauta pero al final no lo voy hacer, porqué quiero dejarme llevar por el momento y porqué voy a seguir con los ejercicios literarios semanales (independientemente de esto).

Si os animáis y tenéis el mismo sueño dejarme vuestro blog en los comentarios y así os podré seguir y leer.

Y si vuestra pasión es otra también escribirlo en los comentarios y decirme si vais a intentar hacer los 100 días.

Y aquí empieza todo, aquí enlazaré todos los escritos.


Día 1: 17 julio 2017 "Vosotros o yo" -aquí-
Día 2: 18 julio 2017 "Ser normal" -aquí-
Día 3: 19 julio 2017 "Última esperanza" -aquí-
Día 4: 20 julio 2017 "Quizás" -aquí-
Día 5: 21 julio 2017 "Enrique" -aquí-


María CreeyCrea

Vida Robada de Ann Morgan


¡Hola guapuras!

Quiero hablaros de un libro que por casualidad ha caído en mis manos hoy, La Vida Robada de Ann Morgan, y que me da mucha curiosidad.

Hago un paréntesis para deciros que siempre he tenido intriga y dudas respecto a los hermanos gemelos/as que son idénticos, siempre pienso que ¿Y si al nacer les cambian los nombres? ?Y si ella no es ella, es su hermana? ¿Y si los demás no son capaces de distinguirlas? ¿Y si ellas mismas tienen dudas de quiénes son?... estas "paranoias" las he tenido siempre y resulta que va y alguien escribe un libro con lo que a mi tanto me angustia!.

Y es La Vida Robada! no es como en mis pensamientos, pero si que una hermana le roba a la otra su vida!. ¡¡ Me parece lo más !! Además me encanta porque las gemelas tienen que tener unas personalidades muy diferentes y fuertes, cómo sería meterte en la piel y el papel de tu hermana? 

La verdad es que no pensaba que me iba a gustar tanto la idea, no lo voy a leer ahora mismo porque estoy con los otros libros, pero si que para agosto me encantaría (aunque quizá caiga antes, no sé!)

Aquí os pongo la contra para que veáis de que va y os dejo el enlace para leer el primer capítulo -Aquí-

Vida Robada:

Era solo una travesura, la típica broma de dos hermanas gemelas que juegan a ser la otra... Pero ¿y si una de ellas decidiera quedarse con su nueva identidad? ¿Puede alguien realmente robar tu vida? La novela debut de Ann Morgan, es una inquietante trama psicológica sobre la traición, la familia y los extraños lazos que forjamos con quienes tenemos más cerca. 

Helen y Ellie son dos hermanas gemelas. A sus seis años, nadie puede diferenciarlas, pero Helen es más lista, es popular y la favorita de su madre, mientras que Ellie, que tuvo alguna dificultad al nacer, no tiene amigos, necesita ayuda en la escuela y siempre está castigada. Hasta que una tarde deciden intercambiar sus identidades durante un día. Es solo un juego, ¿qué podría pasar? Pero Ellie se niega a volver a ser ella misma, ante la desesperación de su hermana, a la que nadie cree. Todo lo que pertenecía a Helen –sus amigas, sus cosas, la relación con su madre– pasa a ser de Ellie. Veinticinco años después, Helen arrastra sus días en un infierno de problemas mentales, malas decisiones y recuerdos confundidos. Hasta que recibe una llamada que vuelve a enfrentarla a la hermana que ha marcado su vida. ¿Aprovechará esta oportunidad para ajustar cuentas?


¿No os parece interesante? ¿Os lo leeríais? ¿Os apetece hacer una lectura conjunta? dejármelo en los comentarios y si es que si vemos como lo hacemos ;)

Un abrazo a todos! 

Y a leer mucho!

María CreeyCrea

miércoles, 12 de julio de 2017

No todo el mundo lee igual...



¡¡Qué levante la mano quién tenga alguna manía a la hora de leer!!

Creo que somos unos cuantos y es que hay personas que siguen todo un ritual a la hora de ponerse a leer, así que vamos a ver si compartimos alguna "rareza" lectora.

1- No suelo dejar libros de papel (hay excepciones, pero a riesgo de que no me lo devuelvan, no lo dejo.) 

2- Cuando veo una librería tengo que entrar y automáticamente me pongo de buen humor, me puedo pasar horas y horas mirando libros (y comprándolos también)

3- Por norma no me gusta leerme la contraportada del libro (ni ver los trailers de pelis) creo que hay demasiado spoiler y me desencanta luego.

4- Soy fiel a mis autores favoritos.

5- Soy fiel a mis editoriales favoritas.

6- Soy de las que doblo las hojas para saber por donde voy o incluso para marcar alguna página que me ha interesado en especial.

7- Lo has adivinado!! Soy de las que Subrayo con colores, bolígrafos, fosforitos o lo que tenga a mano, además escribo en los pies de página, en los laterales, en las páginas en blanco del principio y del final.

8- Esa es otra de las razones porque no dejo libros, son muy míos.

9- Amo los libros vividos!

10- Si el libro es de tapa dura y tiene una sobreportada, o solapa (no sé bien como se dice) siempre las quito y las guardo.

11- Leo en todas partes y a todas horas.

12- Siempre llevo un libro y el ebook en mi mochila (nunca se sabe en que momento podré leer).

13- No me salto páginas, leo desde el principio al final.

14- Me fascinan los libros gordotes.

15- Amo por igual leer en papel como en digital.

16- En digital también subrayo, eh?!! 

17- Cuando tengo un libro nuevo en las manos, lo huelo y paso rápido todas sus páginas.

18- Acumulo libros y ebooks, reconozco que no me va a dar la vida a leer todos los que tengo (e iré adquiriendo) 

19- Tengo libros por toda la casa, en las estanterías y por todas las superficies planas que tengo (mesas, mesitas, sillón...) 

20- Ordeno los libros por temática (Oriente medio, Autoayuda, Novelas- aquí por autores-, Salud, Por leer...)

21- Puedo leer en movimiento en transportes públicos y andando, tengo la suerte de no marearme.

22- Lloro y río mucho con según que libros.

23- Si el/la protagonista no me acaban de caer bien y siento que no empatizo de ninguna de las maneras, cierro el libro y lo dejo en el olvido.

24- En invierno me gusta leer en el sofá pero tengo que encender incienso y velas, es como tener una cita con el libro!.

Y creo que no hay mucho más que contar ;)

¿Y vosotros? ¿Hacéis algunas cosas de estas?

Dejármelo en los comentarios y de paso poner vuestro blog para poder ir a visitaros!!.

Besazos y a leer!!

María CreeyCrea

martes, 11 de julio de 2017

Segundo escrito del ejercicio de escritura





Aquí os presento a mi personaje Asier Bayo de Saavedra y creo que nos hemos caído bien, quizá haga algo con él.

He acortado el ejercicio porque se me estaba haciendo eterno.

A ver qué os parece!

Ficha técnica: 

Nombre: Asier
Apellidos: Bayo de Saavedra
Edad: 42       
Fecha de nacimiento: 15 de mayo 1975
Signo del zodiaco: Tauro
Nacido: Monte de Oca (Burgos)
Residencia actual: Deauville (norte de Francia) 
Padres: Sofía de Saavedra Ocaña (64) y Félix Bayo Gómez (66)
Hermanos: Álvaro (44) Ágeda (38)
Profesión: Escritor
Estado civil: Casado con Cloé Beaulieu Dalmau (38)
Hijas: Julia (5) June (3) Jerome (1)

Apariencia: 1,87 complexión robusta. Ojos marrones, pelo castaño largo. De apariencia tranquila y agradable. Suele vestir informal, tejanos, camisetas y deportivas.

Salud: Buena aunque se queja de muchos dolores de cabeza.

Carácter: Optimista, extrovertido, alegre, cariñoso, sincero, orgulloso y con mucho genio. No tolera que se le discuta o se dude de él.

Defectos: Es muy competitivo y le gusta adornar la realidad, peca de mentiroso.

Virtudes: Es atento, sabe escuchar y siempre tiene palabras de consuelo.

Qué se le da bien: Tratar con la gente, socializar, contar historias.

Qué se le hace complicado: Expresar sus sentimientos, afrontar problemas y estar a la altura de todas las expectativas (externas)

Idiomas que habla: Español, francés, inglés y chapurrea italiano.

Tiene algún secreto oculto?: Si.


Su relación con dos miembros de su familia: 

Asier es un hombre muy familiar y adora a toda su familia, pero tiene una especial relación con su madre y con su hija mediana, June.

Con su madre tienen una relación de amistad, les unen muchas cosas y tienen una filosofía de vida muy parecida. Su madre es la artista de la familia y él siempre la ha admirado por ello.

Y con su hija June, a pesar de ser tan pequeña él sabe que les une un lazo especial, es diferente a lo que siente con sus otros hijos, June jamás podrá hacer nada para enfadarlo, la adora, la admira y siente devoción por ella.

Su primer amor y el actual:

Su primer amor (inconfesable) fue Pablo, a los 15 años en el campamento de verano al que fue sin sus hermanos. Ese primer verano descubrió lo que era el amor y el deseo. Pablo era uno de los monitores y tenía 18 años. El romance duró las tres semanas de campamento, a pesar de hablar y besarse mucho, Asier no fue capaz de decir a nadie lo que había vivido, era feliz, se sintió completo pero jamás se lo contó ni a sus familia ni a sus amigos.

El amor actual es June, su hija. Debería ser su mujer, pero ella nunca lo ha sido. La quiere, es feliz con ella han creado una familia maravillosa, la desea pero falta algo, siempre falta algo. Así que con la llegada de su hijo pequeño, Asier siente que todo su amor es para June. No entiende porqué pero es así. Ama a sus tres hijos, pero no se puede amar por igual a todos.

Diez cosas que el hacen sonreír enseguida:

1- June, haga lo que haga siempre que la mira sonríe.
2- Llegar a casa y encontrarse a su mujer leyendo en el sofá.
3- La lluvia.
4- Jugar en el parque con sus hijos.
5- Escribir y que las ideas vengan a él.
6- Recordar a Pablo.
7- Que alguien lo reconozca por la calle.
8- Cuando piensa en su pueblo.
9- Las llamadas de sus madre.
10- Que suene su canción favorita en la radio.

Cinco sueños que aún no ha cumplido:

1- Llevar a la gran pantalla alguno de sus libros.
2- Viajar a Chile.
3- Montar un chiringuito vegetariano en Ibiza.
4- Reencontrarse con Pablo (solo por curiosidad).
5- Tener gemelos (quién sabe...)